Aunque la mama tuberosa, clásicamente ha tenido un abordaje areolar (corregir la herniación glandular a ese nivel y reducir el tamaño areolar), para los casos leves (grado I) es posible llevar a cabo las correcciones necesarias desde un abordaje inframamario.

 

¿En qué casos realizar un abordaje inframario (surco submamario) en mama tuberosa? En casos de mama tuberosa grado I, en los que no exista herniación areolar. En todos estos casos hay que añadir un nivel de liberación del músculo pectoral dual I o II. Por supuesto, el tipo de implante será anatómico de baja altura y máxima proyección.

Las ventajas que aporta el abordaje inframamario fundamentalmente son: evitar la cicatriz areolar y permitir un acceso mucho mas anatómico y preciso al espacio subpectoral. A continuación se muestra un resultado a las 3 semanas  dicho abordaje inframamario. fotos_pagina_web.005fotos_pagina_web.006

fotos_pagina_web.007